Free Web Hosting Provider - Web Hosting - E-commerce - High Speed Internet - Free Web Page
Search the Web

INSEGURIDAD

Los habitantes de San Francisco queremos disfrutar de nuestro barrio, queremos caminar tranquilos por nuestras calles, queremos compartir en los parques, queremos dormir tranquilos, no queremos  ser agredidos por personas que los amenazan con armas para robarnos; los padres quieren que sus hijos puedan volver a salir a la calle, que las niñas puedan salir sin tener miedo a ser violadas y para ello, tenemos que generar las condiciones para que los habitantes y visitantes  puedan disfrutarlo sin ningún temor.

A pesar de que los índices de criminalidad se han reducido un poco en los últimos años, los ciudadanos no se sienten tranquilos. Se ha reducido las tasas de los delitos contra la vida y la integridad personal de manera significativa, pero todavía es insuficiente.

El problema de pandillas es mayúsculo en la zona y se ve acentuado por la cantidad de personas desplazadas de las áreas rurales, que al llegar a la ciudad y no tener empleo se ven obligados a robar ; de esto también se derivan muchos más problemas, destacándose el aumento de asesinatos, atracos, pandillas, prostitución, indigencia, drogadicción, etc.

Otro aspecto a destacar es el de la aparición de milicias urbanas de las FARC y ELN como también grupos paramilitares, los cuales extorsionan a comerciantes de la localidad a cambio de no asesinar o secuestrar miembros de sus familias.

 

  1. Que Necesitamos para combatir este problema
  2.  
  3. La Policía Urbana
     
  4. Necesitamos un número mayor de Policías que garantice una verdadera protección a los habitantes.

    Una Policía Urbana que defienda a los ciudadanos de los ataques de indigentes violentos, que impida el atraco en los buses, o el atraco a nuestras casas, pero también que acompañe a un invidente a su casa,
    que ponga orden en la entrada y salidas de los colegios, que exija que la basura se saque a la hora que corresponda, que haga cumplir las normas de urbanismo, etcétera.


    La Policía Urbana:

    Debe tener presencia especial, de manera permanente y masiva en lugares como  corredores peatonales, salidas de colegios, y algunas calles de peligrosidad en el barrio, entre las cinco y las diez de la noche, período en el cual millones de ciudadanos salen de su trabajo, de su estudio y regresan a su casa.

    Debe ser un cuerpo al que la gente puede acudir para buscar asistencia y que hará especial énfasis en la educación ciudadana para la generación de espacios de orden que garanticen la seguridad.

    Debe hacer presencia especial durante épocas en las que los índices de criminalidad se incrementan como en Semana Santa, diciembre y vacaciones, y en lugares o calles de peligrosidad, en bancos.

     
  5. Se debe Construir estaciones de Policía y Centros de Atención Inmediata CAI.

    Dotar al Barrio de cámaras de vídeo para el control de seguridad.

     

          GRUPOS DE APOYO

  1. Crear Frentes de Seguridad Local con la colaboración directa de la Policía Metropolitana y de la comunidad.

    Crear un grupo de apoyo a las poblaciones en condiciones de alto riesgo como habitantes de la calle, trabajadoras sexuales, pandillas, niños, jóvenes y ancianos. Fortalecer el proceso de apropiación por parte del ciudadano de la localidad, el cual se traduce en hechos concretos de seguridad y convivencia que mejoran las relaciones entre vecinos, que hacen a las personas más solidarias, amables y responsables de lo que sucede en su barrio o zona y para construir así ambientes más seguros y vivibles en nuestro barrio.

     
  2.  
  3. Atención de jóvenes involucrados en asuntos de violencia y delincuencia

    Algunos jóvenes del barrio pertenecen a parches, galladas, pandillas y bandas, cada una de las cuales tiene características especiales y están conformadas por jóvenes que utilizan deliberadamente la violencia contra el orden establecido como símbolo de identificación y como medio de defensa.

    Esta actitud violenta frente al barrio y sus habitantes no sólo son responsabilidad absoluta de los jóvenes y de los familiares, sino otros
    aspectos como la pobreza, la falta de empleo y de oportunidades laborales, y la carencia de espacios para la cultura y la recreación, son factores que generan conductas antisociales y violentas.
    Aumentar el grupo de Clubes Juveniles existentes en las localidades, ampliar el Programa de Artes y Oficios en el cual participarán 7.000 jóvenes; continuar con los programas de Rumba Sana, Amigable y la Semana de la Prevención.

    generar oportunidades de trabajo para los jóvenes del barrio a través de las empresas comunitarias y  otorgamiento de créditos para profesionales, que les permitirán iniciar actividades productivas propias.


     
  4. Solución Alternativa de conflictos

    Resolver pacíficamente los conflictos que se presentan constantemente en los diferentes espacios de la vida en sociedad, es una alternativa que disminuye la aparición de conflictos violentos y que nos enseña a ser más tolerantes y conscientes del respeto que merecen nuestros semejantes.

    Utilizar las Comisarías de Familia para afianzar la gestión de proteger, asesorar y guiar a la familia acerca de sus derechos fundamentales y las alternativas de solución de los conflictos que se presentan en su interior.
  5.